Física y química

Yayoi Kusma featured

He tenido un sueño maravilloso, Carmen. O una visión, como quieras llamarlo. Estábamos en el barco, rumbo a América otra vez. Hacía un día espléndido y tú te habías sentado en una de las butacas de cubierta para tomar el sol y leer tu libro. Luego llegaba yo y, sin decirte nada, me apoyaba en la barandilla y me quedaba contemplando el mar, dándote la espalda.

Al cabo de unos minutos se te acercaba un joven, un estudiante.

—¿Es usted la mujer de don Severo? —te preguntaba.

—¿Don Severo? —respondías tú.

—Don Severo Ochoa… —decía el joven.

Y tú, al ver que yo no me volvía, decidías seguir jugando:

—No sé de quién me habla, lo siento. De todos modos, tampoco soy la mujer de nadie.

Entonces, mientras el joven se iba enzarzando torpemente en un discurso interminable sobre su propia vida, yo, que permanecía con la mirada fija en el océano, sentía de pronto que algo intentaba abrirse paso hacia mi mente, como un cosquilleo, y enseguida me daba cuenta de que eras tú.

—Déjame entrar, Severo, soy yo… —decías—. Déjame entrar, que he dejado mi cuerpo en la butaca y quiero hacer el amor contigo ahí dentro.

Y yo te dejaba entrar y la brisa se hacía más fresca, y el sol más cálido, y el mar se llenaba de brillos mágicos como cuando tú y yo paseamos por la playa en Luarca. Y hasta la última de mis células y de mis enzimas se estremecía al tacto de tu piel, como si todas las cadenas de mi código genético acabasen de aprender, por fin, el lenguaje definitivo del deseo.

“El amor es física y química” (Severo Ochoa, 1905-1993)


Imagen: Yayoi Kusma, “The Gleaming Lights of the Souls” (detalle)

Anuncios

Un comentario en “Física y química

  1. acabo de releer esto, y de observar la imagen, y es precioso chaval… Me ha recordado no sé por qué a una escena de la película de Ojos Negros, y por otro lado, como científico de pacotilla que soy, me he identificado un poco! Recuerdo que tú me diste hace muchos años toda una baraja de profesiones que podía ejercer, y el caso es que en realidad aún no me he decidido por ninguna! jajajaja… Gracias por la preciosa escena, por la imagen, y por aquella carta desde el otro lado del mundo. Javi

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s