El Coronel Lawrence

Autosave-File vom d-lab2/3 der AgfaPhoto GmbH

El desierto, el desierto rojo y tan bello que duele… Cuando la avioneta que me ha traído hasta aquí empezó a descender ya estaba incendiándose el cielo. Y ahora es irreal. Tan hermoso que ni siquiera pienso en los gastados estereotipos de la belleza. Ninguna postal es capaz de llegar hasta aquí… Cada vez más y más rojo, como si el color estuviese a punto de fundirse en sí mismo, de estallar en un arrebato nuclear para morir desbordado por su propia intensidad… Y después, quién sabe, malvas, violetas, estrellas…

Mi sombra sigue alejándose y alejándose. ¿Hasta dónde? Es como si estuviera hecha de algún material fantástico, infinitamente elástico, irrompible. Se alarga y se estira, más y más… ¿Sigo siendo yo? ¿Sigue siendo mi sombra? Más bien parece otro ser, un ser distinto de mí mismo, una criatura insaciable que crece sin parar, como si quisiera engullir el horizonte y dar la vuelta entera para volver luego de nuevo a mí y agarrarse a mis talones una vez más. ¿Acaso no es eso lo que hacen, lo que hacen las sombras?

Escucho el último eco del motor de la avioneta que se aleja. Estoy solo. Me siento sobre una roca y aguardo. No hay prisa. Pronto empezará el frío, pero ahora todo está bien. Todo está muy bien.

La espera, sin embargo, no es muy larga. Enseguida oigo sus pasos acercarse. Son pasos lentos, ligeros, pero sin cautela. Me incorporo. Aún no le veo. Le llamo:

—¿Antoine?

—¿Excuse me?

Lleva un turbante, un turbante blanco. No esperaba un turbante.

—¿Exupéry? —insisto.

—Creo que se equivoca, caballero. Mi nombre es Lawrence. Thomas Edward Lawrence, para servirle.

—¿Lawrence? ¿Lawrence… de Arabia?

—Eh… ¿Sí?

—No es posible… ¿Dónde estamos?

—Wadi Rum, señor. Estamos en el desierto de Wadi Rum.

—¿Wadi Rum? ¿Jordania?

—Así tengo entendido que lo llaman ahora, sí.

—¿No estamos en el Sahara?

—Mucho me temo que no… ¿Puedo sentarme? Estoy algo cansado…

—Oh, vaya… Es increíble, realmente increíble… Bueno, qué demonios… Sí, sí, por supuesto, siéntese, coronel, por favor, siéntese.

—Es una puesta de sol magnífica, ¿no está usted de acuerdo?

—Sí que lo es, desde luego.

Lentamente, mi sombra alcanza las montañas y se adentra poco a poco en la oscuridad del otro lado. La de Lawrence, inquieta, corre tras ella.

—Perdone el malentendido de antes —digo—. Esperaba a otra persona.

—Antoine…

—Así es. Tal vez haya oído hablar de él, o tal vez no. Antoine de Saint-Exupéry. Un gran hombre, un maravilloso ser humano. Murió en la guerra… En otra guerra, quiero decir.

—Lo lamento.

—Se estrelló en su avión.

—¿En el Sahara?

—La primera vez, sí, pero sobrevivió. La última, nadie lo sabe con seguridad. Tal vez en el mar. Le derribaron.

—El mar, el desierto. No hay tanta diferencia, ¿no cree?

—No, quizá no…

Sin apartar la vista del horizonte, Lawrence saca una caja de cerillas y juguetea con ella entre los dedos. Luego se recuesta sobre un brazo y entorna los ojos. Durante unos minutos permanece completamente inmóvil, en silencio, como un mineral. Finalmente, con estudiada afectación, se quita ceremoniosamente el turbante. Es, efectivamente, rubio.

—Es usted una leyenda. Lo sabe, ¿no? —le digo.

—O un producto de la prensa…

—Tal vez, pero una leyenda, sin duda, una leyenda…

—… Y un traidor, ¿no? Puede decirlo. Sé que lo está pensando, no se preocupe.

—Eso sólo lo sabe usted, Lawrence, sólo usted.

—Lo cierto es que no. No lo sé. Ya no sé nada.

—Sabe al menos que la guerra continúa…

—¿Le extraña?

—No, claro que no.

Lawrence vuelve a meterse la caja de cerillas en el bolsillo y hunde los dedos en la arena.

—Tantos dioses y una misma arena miserable —dice entonces, en un susurro—. Interesante, ¿no le parece? Glorioso… Patético. La verdad es que empiezo a estar cansado, muy cansado de tanta mística y tanta fascinación, de tanto vacío. La intensidad resulta ciertamente agotadora, créame. Por no hablar de toda esta espantosa violencia sin fin. La espantosa violencia sin fin… ¿Ha estado alguna vez en un campo de refugiados, amigo? Esos niños me parten el corazón, me rompen el alma en pedazos. Y los funerales, tantos funerales. ¿Ha asistido alguna vez a un funeral tras un atentado suicida, tras un atentado del tipo que sea? ¿Ha visto el dolor y el terror de ver la casa destruida, los hermanos y los padres muertos, la tierra arrebatada, las bombas surcando el cielo? ¿Se imagina lo que es pasar toda una vida rodeado de un muro? En fin, discúlpeme, me estoy poniendo sentimental. Como le digo, estoy muy cansado… En realidad, he de irme ya. Ha sido un placer conocerle.

—Lo mismo digo, se lo aseguro. Le habría gustado charlar un rato con Antoine, creo…

—Puede ser, sí… Busque un refugio. La noche aquí es muy fría.

—Así lo haré, descuide… Por cierto, Lawrence…

—¿Sí?

—¡Le creía más alto!

—¡Oh! ¿De veras?

—Pues sí, pero no se lo tome a mal.

—No se preocupe, es por la película. Le ocurre a todo el mundo…

—Cuídese, amigo.

—Goodbye, my friend. Take care.


Foto: Desierto de Wadi Rum (وادي رم), Jordania, por Miguel Máiquez (detalle)

 
Anuncios

3 pensamientos en “El Coronel Lawrence

  1. Muy interesante y divertida la conversación.
    El Mapa me ha servido mucho, pero podríais indicar la fuente?.
    Soy un gran admirador de Lawrence.

    Me gusta

  2. Muchas gracias.

    El mapa fue presentado por el Imperial War Museum de Londres durante una exposición (“Lawrence of Arabia, The Life, The Legend”) celebrada en 2005. Lawrence lo mostró al Gobierno británico en 1918.

    Aquí tienes una crónica de la agencia Efe sobre Lawrence, escrita con motivo del reciente 75 aniversario de su muerte:
    http://recortesdeorientemedio.blogspot.com/2010/05/lawrence-de-arabia-75-anos-de-erosion.html

    Por cierto, tienes una web muy interesante, y realmente original.

    Un saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s